Los asistentes de voz se están afincando en los hogares, cuál parásitos. No importa que el huésped se llame Amazon Alexa, Mircrosoft Cortano o Google Assistant, porque sino uno, va a ser otro el que se establezca pronto en el salón de casa. Reconocen la voz, la localización e incluso el contexto en el que cada usuario interactúa con estos dispositivos. Además tienen la capacidad de almacenar datos, por lo que cada usuario recibe respuestas acorde a la experiencia que ambos hayan tenido a lo largo de su convivencia.

Se abre un nuevo abanico de oportunidades para que empresas y anunciantes se aprovechen de este big data, y ofrezcan a cada usuario ofertas de publicidad cada vez más segmentadas. Grandes compañías a nivel global han probado e integrado ya estas nuevas herramientas en sus estrategias comerciales. Han visto en ellas, una oportunidad para mejorar la comunicación con sus clientes. O lo que es lo mismo, una ocasión inmejorable para mantener íntegramente el control de las experiencias de compra de sus consumidores.

Los asistentes de voz dirigen al cliente hacia el resultado de búsqueda que estos aparatos inteligentes consideran “ideales” para ellos. Evitan así, que los usuarios se extravíen entre las interminables páginas que se les presentan al teclear manualmente sus búsquedas. Otro beneficio para las empresas es prevenir que un usuario se pierda en la navegación de un sitio web poco usable, y acabe por marcharse a otro de la competencia. A ofertas más segmentadas y guiadas, mayor porcentaje de conversión por parte de los usuarios.

Monoprix ha creado una aplicación de voz, conectada a la tarjeta de fidelidad de sus clientes. A través de esta app, los usuarios de la cadena minorista francesa pueden elaborar su propia lista de la compra por voz, y realizar pedidos personalizados. Otra marca francesa como Sephora, ha creado otra aplicación de reconocimiento vocal para sus clientes. Una app que les ofrece la posibilidad de participar en sorteos, concertar citas en sus tiendas físicas, o escuchar podcasts de personas influyentes que trabajan con la marca.

Walmart con Google; Whole Foods con Amazon; o Domino’s Pizza y Pizza Hut con Alexa; son algunas de las primeras alianzas, entre algunas de las marcas más influyentes del sector comercial y los productores de estos asistentes de voz. Acuerdos millonarios todos ellos, pactados con el propósito final de lograr aumentar el ratio de conversión de cada compañía.

 

Abel González

Departamento de Marketing